Cada enfermedad es un problema musical, cada cura es una solución musical «(Novalis)

Durante décadas, la investigación científica se ha comprometido a estudiar los efectos del sonido en humanos, plantas y animales, sacando a la luz las frecuencias que pueden influir positivamente en nuestra salud psicofísica.

Un cuerpo sano es un conjunto de vibraciones en perfecta armonía, significa que todos sus órganos están perfectamente sintonizados entre sí. Los órganos «enfermos», por otro lado, vibran con una frecuencia alterada, que choca con todo el sistema.

Durante mucho tiempo me ocupo de los métodos de medicina alternativa y últimamente me ha sorprendido gratamente el efecto profundo y beneficioso que el sonido y el canto combinado con el movimiento fluido y lento, que he experimentado en la nueva extensión «Sara Swara Rasa» de la Shakti Dance, ha tenído en todo mi sistema corporal.


Además de las asanas conocidas, el sonido lento me inspiró a crear nuevos movimientos, relajados y naturales que son absolutamente saludables, sin un cuidado particular, solo para armonizar el cuerpo con el sonido.

Al dejarnos llevar por el movimiento fluido en las armonías musicales, se vacia la conciencia, y uno experimenta una sensación de bienestar total y de fortaleza del alma y del cuerpo.

No se debe confundir con la terapia del sonido, ya que la vibración del sonido produce recuerdos olvidados dentro de los órganos, y le da a nuestra alma el sentimiento agradable y sanador de ser reconocida y escuchada, dejándonos con una experiencia perceptiva de valor inestimable.


Con Shakty Dance podemos experimentar un nuevo método de reequilibrio energético ajustando el Prana de nuestro cuerpo a nuestro Espíritu, moviendo nuestro cuerpo, escuchando y cantando armonías sonoras particulares que contienen palabras mantrica.

Este ajuste de sonido proporciona bienestar psicofísico, reduce la ansiedad y el estrés, estimula el sistema bioenergético, armoniza el funcionamiento de los chakras, resuelve el insomnio, desarrolla la creatividad y amplía nuestra conciencia.

Lo que más me sorprende es que este método refina las percepciones profundas al recrear el ambiente vibratorio original positivo óptimo para mejorar los sistemas naturales de curación del cuerpo y la mente, mejorando la calidad de vida de las personas que pueden «sintonizarse» de forma natural con sus arquetipos, recuperando un estado de bienestar a nivel físico, mental y espiritual Todas las personas que lo experimentan, además de gozar un efecto beneficioso durante muchos días, experimentan una mayor sensación de tranquilidad, claridad y resolución de los problemas del sueño.


De la investigación sabemos que cada órgano está en sintonía con un planeta y de alguna manera nuestro cuerpo «se desafina» cuando el alma se aleja de los compromisos hechos en el momento de su encarnación con respecto a su evolución, perdiendo así su entonación, entrando en desarmonía.

Esta turbulecia resuena con los órganos del cuerpo que pueden dañarse, de lo que se deduce que cada enfermedad es un trastorno entre el cuerpo y nuestra parte extendida en el cosmos. Se puede llamar un problema de disonancia.

Por ejemplo, las 7 armonías planetarias (escalas modales griegas) y los 7 sonidos de los chakras son un excelente método para realinear nuestro sistema con el cosmos.


Por lo tanto, podemos concluir diciendo que «La ciencia de la realidad es encontrar el sonido y resonar en ese sonido, y entonces Dios resonará en ti y el alma surgirá».

Daniela

Los siete planetas y las siete funciones


Según la tradición Alquímica los principales centros energéticos son siete. La Alquimia se basa en la astrología, y los siete centros están conectados a los Siete Planetas.
Estos siete centros de energía corresponden a glándulas endocrinas, a partes del cuerpo, a notas musicales, a características de la personalidad, a los Siete Metales y tienen conexiones diferentes con todos los niveles de existencia.

El Arquetipo «Siete»corresponde a los «Siete Planetas», que representan las «Siete Funciones».
Los «Arquetipos» son Fuerzas Primordiales muy poderosas que influyen en todo el Universo y el ser humano hasta cierto punto, de acuerdo con el nivel evolutivo y el trabajo realizado en sí mismo.

El ser humano representa el microcosmos en el macrocosmos, por lo que las Siete Funciones están presentes en el nivel elemental dentro del cuerpo humano.

Esta son las conexiones entre los órganos y los siete Planetas Sagrados, los Siete Centros de Energía y los metales de la alquimia:

1) Bazo –  Saturno – Plomo – Sahasrara o Corona
2) Hígado –  Júpiter – Estaño – Ajna o tercer ojo
3) Vesícula biliar – Marte – Hierro – Visuddha o Garganta
4) Corazón –  Sol – Oro – Anahata o Corazón
5) Riñones – Venus – Cobre – Manipura o Plexo Solar
6) Pulmones – Mercurio – Mercurio – Svadhisthana o plexo sacro
7) Genitales / cerebro – Luna – Plata – Muladhara o raíz

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter