Como el ser humano, el planeta tierra tiene una respiración y un latido. Es un organismo vivo que se auto-regula y se auto-organiza. Existe una conexión en cada forma de vida y también una unión entre lo que para nosotros es visible e invisible.
Las meditaciones intencionales se centran en la conexión con la Madre Tierra con respecto a la vida de nuestro planeta y para la evolución humana. Cada vez que nos alineamos con un mundo de amor y paz, liberamos un pensamiento y una intención que se convierte en parte de la creación y manifestación colectiva y por lo tanto, contribuye a la creación de la realidad que vemos todos los días.


Mientras más personas estén centradas en su corazón para crear la visión de un mundo lleno de luz y conciencia en cada aspecto de la existencia, más rápidamente lo veremos manifestado en nuestra realidad física. Cuando más corazones se unen en meditación, la conexión y la unión se amplifican generando una poderosa fuente de altas vibraciones que expanden la luz y la energía del amor en todo el planeta.

A menudo, nuestra meditación nos hace permanecer más en el aire que aquí en la tierra. Aunque nuestra naturaleza es divina, nacimos en la tierra. Esta meditación trae estabilidad y arraigo, cada uno de nosotros tiene un significado y es fundamental descubrirlo. ¿Por qué estás aquí?, ¿Por qué encarnaste en este momento de gran cambio? El resto es importante pero es secundario al avance de tu alma. Nadie puede ser realizado si no descubre el significado de su existencia. Lo más importante es permanecer en nuestro centro. Centrado en comprender lo que está sucediendo a nuestro alrededor, porque es allí donde encontramos las respuestas, nuestra máxima enegia y nuestro máximo poder.

Escucia la meditacion en You Tube

info@damasvidaatuvida.com
Reunión libre

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter