Bienvenidos

Soy una independiente investigadora espiritual, diría global por más de 20 años.
Mi investigación comienza en el año 1993, empujada por una curiosidad hacia los misterios existenciales, allí empieza mi viaje hacia lo desconocido.
Experimenté y exploré a través de la lectura de libros, prácticas y técnicas de diferentes tipos, reuniones y estudios con varios maestros. (Ver inspiración) Mi intención siempre ha sido experimentar y experimentar y luego tratar de ser más consciente, es decir, tan informado como sea posible y, en la medida de lo posible.
Poniendo en práctica más discernimiento que pude, para evitar perderme, entre los interminables caminos del conocimiento. Y en el camino hubo momentos de oscuridad, las famosas «Noches oscuras del alma».
El instinto de investigación me viene del deseo apasionado de descubrir lo absoluto, y como si el espíritu y el alma me llamaran a explorar los misterios de la vida, el cosmos y las estrellas.

Para mí es de vital importancia conocer y ser informado sobre los distintos modelos de la realidad pasada por alto por las ciencias naturales modernas y físicas, conocer los fundamentos de la arqueología, la física cuántica, así como la historia de las antiguas tradiciones gnósticas y esotéricas.
Creo sea muy importante la analisi de uno mismo, de sus propios sentimientos y emociones, la propia creatividad y al final de su verdadera naturaleza, el contacto con nuestro Se auténtico, el que nos lleva a orientarnos hacia nuestra verdadera misión existencial, que va más allá de la realidad material que percibimos a través de los sentidos.
En el sistema educativo actual, nos enseñan muy poco sobre cómo funcionan nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestras emociones.
Nuestra educación se centra en formar a las personas que alimentan y apoyan al sistema de consumo en exceso, y todo esto en detrimento de valores importantes como la armonía con los demás, la felicidad, el amor y el respeto por la naturaleza. Creo que la crisis humana por la que atraviesa el mundo sea una crisis energética y que esta orientación sobre el hacer continuo, no solo nos hace olvidar que existe solo la parte material, sino que también hay una parte espiritual y más la descuidamos y la se omite y más te enredas en un mundo de ilusión. Eso es lo que los maestros yoguis llamaban Maya.
Es hora de darnos cuenta de que estamos comenzando a pasar de la llamada era de Piscis a la era de Acuario, estamos dejando la última fase de sufrimiento que nos hizo aprender a través del dolor, el castigo, la vergüenza, la culpa, la enfermedad y el ego.
Debemos dejar todo esto atrás rápidamente y otorgar poder al dinámico milenio de la gracia de la comodidad, la alegría y la iluminación aprendiendo a través del placer, la pasión y las actitudes positivas y amorosas, abandonando finalmente el juego del poder que ya no funciona y bajándonos enérgicamente, nos deja atados a viejos patrones y comenzamos a seguir nuestro corazón e intuición, en lugar de nuestra mente racional o ego.
Es hora de perdonar, aceptar y celebrar nuestras diferencias, dejar de lado la necesidad de demostrar quién es el mejor y nutrir nuestros talentos únicos y ofrecerlos a la humanidad de manera armoniosa.
De hecho, cuando la conciencia de la realidad externa y la de nuestro ser se unen, podemos realizar una visión superior del mundo que nos rodea y solo entonces podemos abrir un escenario multidimensional de comprensión y vida.
De nuestra vida, donde la fragilidad se transforma en fuerza, el miedo en coraje y confianza, la crisis en victoria y donde lo normal se convierte en magia.

Daniela

 

English EN French FR German DE Italian IT Spanish ES